Río Actopan
Elegir un lugar para vacacionar, empieza por definir qué es lo que quieres vivir. Si lo que imaginas es un paraíso bañado por ríos, bellas cascadas y un clima húmedo tropical, la opción que es la Huasteca Potosina. Si te decides por ésta región, podrás vivir momentos de paz contemplando los más bellos paisajes y algunos, tal vez, muchos otros, de intensa adrenalina.

A pesar de éste contraste, la Huasteca Potosina en todo momento ofrece un común denominador: convivir con la naturaleza. Un lugar que no se puede dejar de visitar es el “Sótano de las Golondrinas”, situado a 56 Km. de Ciudad Valles. Es uno de los abismos más profundos del planeta, con 300 metros de profundidad y 60 metros de diámetro. La cita es en las primeras horas de la mañana, cuando miles de aves llamadas Vencejos, abandonan sus profundidades formando un enorme espiral. Además de disfrutar este espectáculo, el sitio es ideal para practicar la espeleología y el rappel.

Otro sitio digno de visitarse es “Las Pozas” uno de los más grandes y menos conocidos monumentos del Siglo XX. Fue por el aristócrata inglés Edgard James un acaudalado y extravagante personaje, amigo de Salvador Dalí. En una propiedad de 3 hectáreas junto con el mexicano Plutarco Gastélum, decidió construir un jardín de exóticas especies de orquídeas. El primer plan se vio frustrado por una helada, pero James siguió con la construcción de un edificio mágico. Con escaleras que no conducen a ningún lado, laberintos, habitaciones sin techos, y estructuras enclavadas en la naturaleza, las Pozas es una verdadera obra de arte surrealista. En medio de las construcciones, se encuentran preciosas caídas de agua, llamadas precisamente las pozas, en las que el visitante se puede refrescar.

Cascada 3 pasos
Por supuesto, en un ambiente selvático, el turismo de aventura tiene las puertas abiertas. Esta zona incita a practicar el descenso de ríos (rafting) en balsas y kayaks, el rappel, el ciclismo de montaña y el campismo. El cual recomiendo ampliamente, no se puede decir que se conoce la Huasteca Posotina, sino de ha dormido en medio de su magia, con los sonidos de la noche, la majestuosidad de las estrellas y poéticos amaneceres.