Tepoztlán fue declarado “Pueblo Mágico” por el gobierno mexicano desde el 2003. Está localizado en la orilla de un pequeño valle, rodeado por altas montaña y grandes peñas. Una de ellas, es el Tepozteco, una roca que se eleva a casi 400 metros sobre el nivel del pueblo, en cuya cima se ubica una pequeña pirámide, desde la cual se tiene una magnífica vista del pueblo y del resto del valle

El TepoztecoEl visitante de Tepoztlán no puede dejar de subir al Tepozteco. Hay quienes le atribuyen ciertas fuerzas energéticas, provocando con ello, la afluencia de cientos de visitantes durante el llamado equinoccio de primavera. Ese día, vestidos de blanco, o el 8 de septiembre (Día de la Natividad) con una vela en la mano o, cualquier otro día a cualquier hora, miles de personas lo visitan, y desde lo alto disfrutan el paisaje del valle.

En relación al clima, se podría resumir como privilegiado, se sobrevive bien con ropa ligera, pero siempre pensando que en pueda caer una lluvia, sobre todo a partir de junio. Lo que si es muy importante, es llegar a Tepoztlán con zapatos cómodos, pues todas las calles son empedradas.

Disfrutar las calles y el ambiente, podría ya justificar el viaje, sin embargo Tepoztlán ofrece mucho más para todos los sentidos. Por ejemplo, por todas partes se escucha y se vende, música new age, celta, de relajación, canto de ballenas, etc. Y no sólo eso, en las tiendas y en la calle, el componente “paz y equilibrio” encuentra un espacio para comercializarse. Este, es un buen lugar para adquirir cuarzos de diferentes tipos y diferenctes artículos usados para la meditación o alguna otra actividad espiritual.

Las posibilidades comerciales del pueblo, se amplía dos veces por semana, con la instalación del tianguis, los miércoles y domingos. Es el mercado popular que ofrece gran variedad de artesanías, alimentos y productos, incluso, internacionales.

TepoznievesUn atractivo más de Tepoztlán es la comida. Desde los puestos del mercado que ofrecen comida tradicional a precios muy económicos hasta restaurantes de categoría internacional. Los platillos típicos de la región son: Mole verde de pepita (pipián), mole rojo de guajolote, cecina de res con crema y queso, cecina enchilada de cerdo, tlacoyos de haba y de frijol. Antes de abandonar Tepoztlán, a media mañana o a media tarde, sería imperdonable no probar alguna “Tepoznieves” de aguacate, tequila y mezcal, o alguno de los más de 130 sabores que ofrece ésta heladería.

Tepoztlán en náhuatl significa “lugar del hacha de cobre”.